Tecnologías

Gases

Tratamiento y aprovechamiento de biogás

Se ofrecen proyectos orientados a la generación de energía a través del uso de digestores anaerobios con generación, limpieza y uso seguro del biogás.

El biogás, que es un producto de la degradación anaerobia de la materia orgánica contenida en las aguas residuales, es una efectiva fuente de energía alterna. Antes de poder usarse, el biogás debe ser tratado para eliminar partículas de sólidos, humedad, H2S e incluso CO2 (dependiendo el caso). El biogás puede utilizarse para generar electricidad y/o calor. IBTech® cuenta con tecnología propia para la integración de sistemas de limpieza y reúso del biogás con base en sistemas biológicos y/o fisicoquímicos.

Biofiltro de composta para control de olores

Uno de los principales problemas asociados con las plantas de tratamiento de aguas residuales y que en algunos casos ha sido determinante para clausurar o evitar su instalación es la generación de malos olores. La fuente de estos malos olores está relacionada con la generación y tratamiento de residuos sólidos como el lodo biológico o químico, así como el manejo del agua residual misma y con la degradación de la materia orgánica dentro de la planta de tratamiento, por lo que difícilmente puede evitarse su generación.

Existen varios métodos para el control de olores; uno de los más económicos y eficaces es el biofiltro de composta, el cual se basa en la interacción del gas con un medio orgánico cuya actividad de degradación proviene de los microorganismos que viven y se desarrollan en él.

El principal componente del biofiltro es el medio biológico filtrante, mezcla de materiales naturales, que posee la superficie necesaria para los fenómenos de absorción y adsorción de compuestos causantes de malos olores, mismos que subsecuentemente y junto con los nutrientes que el mismo medio posee servirán para el crecimiento de una biopelícula, que mientras se desarrolla y por efecto de su actividad metabólica dejará el gas libre de malos olores.

Scrubber

El lavador o scrubber (en inglés) se utiliza para limpiar los contaminantes de emisiones gaseosas. Para ello se introduce el gas contaminado por la parte inferior de la columna y se hace circular hacia la parte superior. En el caso del líquido de lavado, se introduce por la parte superior y se reparte por el cuerpo de la columna para absorber los contaminantes y lavar de esta manera el gas contaminado.

Para que lo anterior se lleve a cabo, la columna tiene un empaque donde se producen las reacciones químicas, dicho de otra manera, es aquí donde el gas contaminado recibe el tratamiento y se eliminan los contaminantes. La finalidad del empaque es asegurar una gran área de contacto para permitir una tasa elevada de transferencia de materia y al mismo tiempo, mantener una mínima pérdida de presión y ensuciamiento.

La selección del empaque depende de diversos factores, tanto técnicos, como de la relación precio/rendimiento. El empaque debe seleccionarse para un líquido en particular, una carga gaseosa y para la tasa de eliminación deseada, aunado a ello, la altura del empaque se calcula cuidadosamente con base al objetivo de tratamiento.

El material de empaque puede ser ordenado o aleatorio, puede de ser plástico, metal o cerámico.

  • El lavador de gases tiene diversas aplicaciones, entre las cuales podemos encontrar:
  • Reducción de olores
  • Eliminación de sulfuro de hidrógeno (H2S)
  • Eliminación de gases tóxicos
  • Eliminación de amoníaco (NH3)

¿Sabes de alguien que requiera nuestros servicios?
Compartelos a través de tu red social preferida.

Descubre más acerca de IBTech®

Somos una empresa sólida y orgullosamente mexicana.